sábado, 20 de julio de 2013

¿QUIÉN HA PAGADO-PAGARÁ EL "des-EQUILIBRIO"?

DEMOGRAFÍA MIR 


Desde que se comienza la carrera de Medicina, los que logran entrar en el numerus clausus, hasta que se termina y te inscribes a la prueba MIR, transcurren seis cursos caso de ir a curso por año.

Seis años son muchos años para saber que pasará después cuando termines, por eso se hace difícil encontrar el equilibrio entre numerus clausus y oferta de plazas MIR.

La gráfica refleja dos épocas claramente diferenciadas, la primera de un inmovilismo total en el numerus clusus, que ya venía de muy atrás, y un aumento progresivo de la oferta de plazas MIR.

Durante esa época hubo unos beneficiados y unos perjudicados claros de ese desequilibrio, no creo que sea necesario señalarlos, a la vista de los números.

Los ajustes, como consecuencia de la crisis, comenzaron hace cuatro años con la disminución de la oferta de plazas, y este año con el numerus cluausus también.

Además se han realizado una serie de modulaciones por parte del Ministerio, entre el 2008 y el 2010, en el formato de la prueba. Dichas modulaciones han logrado encauzar el equilibrio en las asignaciones de la oferta MIR. Ello nos permite diferenciar como se cubrieron los desequilibrios de la época anterior, y como se han intentado, y comenzado, a ajustar en la época actual con dichas modulaciones.

En el desequilibrio anterior, la diferencia de plazas asignadas se cubrió mayoritariamente con extranjeros, propiciado el ajuste por dos medidas, el procedimiento administrativo de homologación del título, ad libitum, es decir, a la demanda y simplemente presentando papeles, y la liberación de la afección del cupo a los SIT 4 (visado de estudios) durante tres años.

En esa época ocurrieron dos fenómenos, bonanza económica y desequilibrio entre el numerus clausus y la oferta de plazas MIR, ya desde 1995 y más aún desde el 2000. Ese desequilibrio propició el desbarajuste de homologaciones, facilitadas además por la escasa recirculación y reespecialización de los españoles como consecuencia de la bonanza económica. En un solo decenio se llegaron a homologar más títulos extranjeros que egresados españoles en el mismo. 

Hoy se han vuelto las tornas, y nos encontramos que comienza a disminuir la oferta de plazas MIR por cuarto año consecutivo, a la vez que seguía aumentando el numerus clausus, liberado demasiado tarde, según la gráfica ocho-nueve años tarde, basta desplazar visualmente la gráfica roja de egresados hacia la izquierda del espectador, hasta hacerla coincidir con la gráfica azul de oferta de plazas MIR. Este año le ha tocado también, al numerus clausus, su ajuste a la baja.

Las modulaciones introducidas por el Ministerio en la asignación de las plazas, y el ajuste del numerus clausus introducido, son medidas que intentan encontrar ese equilibrio fluctuante, que se hace más difícil por el decalaje de seis años entre el numerus clausus, y la convocatoria y oferta de plazas MIR.

Primar a los recién egresados dentro de la libre concurrencia de la prueba, atender la demanda del resto en su justa medida, y cubrir las necesidades del SNS, son el objetivo de las modulaciones (nota de corte, ajuste del % del cupo, y puesta en marcha del segundo llamamiento), propiciadas por el estudio y conocimiento de la distribución de los resultados del examen, y de la asignación de las plazas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario