sábado, 1 de agosto de 2015

¿Qué pasaría si?...

...

1.- Supongamos que todas las facultades de Medicina de España fueran una sola y por tanto tuvieran todas los mismos programas de formación, los mismos profesores y los mismos alumnos.

2.- Supongamos que todos los profesores de esa única facultad tuvieran la misma capacidad de ponderar el conocimiento de sus alumnos para evaluarlo en diferentes pruebas y exámenes, que les realizaran a los alumnos de la misma.

3.- Supongamos que los conocimientos de los profesores trasmitidos a los alumnos coinciden por tanto con la ponderación de la calificación final de cada asignatura.

4.- Supongamos que la memoria de todos los alumnos ha retenido esos conocimientos de forma permanente a lo largo del tiempo.

5.- Supongamos que ninguno de los alumnos, una vez egresados, ha adquirido ningún conocimiento más relacionado con las materias objeto de su profesión.

- ¿Sería necesario realizar un examen para ordenar al conjunto de recién egresados para elegir plaza de formación sanitaria especializada... y al resto de ellos que se presenten más tarde de su curso, o que decidieran repetir el examen si se presentaron antes?

- Evidentemente parece que no sería necesario, bastaría ordenarlos por baremo académico y nos ahorramos el coste de tiempo y dinero, y las molestias del proceso...

Pero como ninguna de las condiciones enumeradas más arriba se da en su integridad, es por lo que se realiza una prueba que consta de un examen y una baremación de sus méritos académicos para ponderar las calificaciones de las diversas facultades de procedencia como si fueran de una sola facultad, y sumar sus resultados conforme a normas para ordenarlos, o normalizarlos, para que puedan elegir plaza de formación especializada de forma prevalente...

Respecto de la baremación de los méritos académicos, curiosamente son varias las voces que piden que se valore en una escala 5:10, la misma que se da en las facultades, en lugar de una escala 1:4 que es la escala del baremo MIR. ¿Por qué se eligió esa escala en origen?

Existen dos razones, una la de "numerar" las calificaciones en letra de algunos planes de estudio (aprobado, notable, sobresaliente, y matrícula de honor), y la otra para "ponderar" las diferentes maneras de evaluar que se dan en las diferentes facultades de Medicina y por los diferentes profesores de las mismas y en las mismas. Eso se consigue igualando todos los aprobados de su intervalo 5 a 6,99 de todas las facultades con un baremo 1, todos los notables de su intervalo de 7 a 8,99 con un baremo 2, todos los sobresalientes de su intervalo 9 a 10 con un baremo 3 y todos las MH con un baremo 4. 

Conviene pues insistir, que con la denostada escala actual lo que se procura es ponderar las posibles desigualdades de evaluación entre todos los aprobados de diferente origen, entre todos notables, y entre todos los sobresalientes. La escala 5:10 no solo no ponderaría sino que fomentaría lo contrario. Se hace entre intervalos concretando en un número lo que el imaginario popular denomina aprobado, notable, sobresaliente, y matrícula de honor.

Hay un ejemplo paradigmático, entre otros, de facultad que con expedientes académicos menores que otras en esa escala 5:10, obtiene la mejor o entre las mejores notas en el examen MIR, y si se pondera examen y baremo obtiene sin duda la mejor calificación en nº de orden de la totalidad de sus alumnos, y eso de forma persistente en el tiempo... ¿por qué será?... ¿es su programa formativo y sus profesores, o acaso son las academias que campan a sus anchas en la misma haciendo de las suyas enseñando MIRicina y no Medicina?...

Como en España el MIR se creó en 1978 pero ya había comenzado a realizarse parcialmente por algunos centros del Instituto Nacional de Previsón (INP), al que sucedió el INSALUD que pasó a depender del recién creado Ministerio de Sanidad, que era quien gestionaba los hospitales que recibirían a los examinados, no solo no decidió ejercer el derecho previo de conformidad por economía procesal, es decir por eficiencia de coste y de tiempo, sino porque lo buscó exprofeso... para evitar cualquier indicio de falta de objetividad en la segunda elección, es decir, la conformidad del conjunto de hospitales que estaban detrás de la creación de la prueba. Solo los privados podían ejercer ese derecho. 

Como para dar un título oficial de especialista y poder ejercer la profesión era necesario en España, por la vigente Ley de Educación, que lo diera el Ministerio de Educación...

... esa fue y es la razón de que en España haya un sistema único de elección en la que quien "manda" en la decisión de la elección de la plaza es el examinado y su nº de orden... y quien gestiona el procedimiento y el proceso, en mancomún, sean el Ministerio de Sanidad y el Ministerio de Educación... siendo los programas formativos, redactados por las Sociedades Médicas a quienes se encomendaron y aprobados conforme a las normas previstas, los que se impartirán en los centros que oferten las plazas, previamente acreditados para poder ejercer esa docencia que se someterá a evaluación...

Como además los examinados proceden de diferentes centros, incluso han tenido diferentes programas formativos, sus profesores no ponderan igual de 0 a 10 a la hora de evaluar los mismos, parecidos, o diferentes contenidos... me remito a las diferentes medias de calificación por facultades que no coinciden posteriormente con los resultados tanto por arriba como por abajo... como tampoco los egresados mantienen los conocimientos recibidos de forma permanente porque la memoria se pierde... pero no se pierde igual, como tampoco es cierto que no se adquieran conocimientos con posterioridad y quien de ellos los adquiere no los adquiere por igual... 

Por todas esas razones y aún por otras que se me han podido escapar, se hace necesario que se garanticen los principios constitucionales de igualdad, mérito, y capacidad... porque el MIR es una prueba pública para obtener un título público de especialista que acreditará para el ejercicio profesional de la especialidad en un determinado ámbito... 

... en una prueba que es, por mandato legal... de libre concurrencia, nacional, y anual, con un formato determinado, con normas de valoración del resultado que será publicado y sometido a encuesta y exposición públicas, con posibilidad de reclamar y recurrir no solo los datos y calificaciones propias, si no también las del resto de partícipes, y con criterios establecidos por normas que permiten la modulación de la demanda, anterior y posterior al examen...

... de médicos recién egresados, de otros que no lo son, de repetidores... lo sean porque no eligieron en su MIR, lo sean porque recirculan habiendo renunciado obligadamente a la plaza anterior para poder hacerlo, lo sean porque ya terminaron otra u otras especialidades y, por el motivo que sea, desean hacer otra especialidad... 

... y también médicos extranjeros del espacio europeo o similares... o tienen doble nacionalidad española o europea...

... y también médicos extranjeros que son cónyuges o hijos dependientes de europeos, o que residen en España por diferentes causas y por ello las leyes les garantizan poder presentarse en igualdad de condiciones... 

... y también otros médicos extranjeros que son ciudadanos de países que han firmado tratados culturales con España y están aquí estudiando, bien en alguna facultad de Medicina o bien preparando el MIR, y otros que vienen a examinarse desde sus países... 

... por todo lo enumerado se hace necesario el examen... ni más ni menos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada