sábado, 1 de agosto de 2015

Las "batallas" ganadas...

...

La medicina ha pasado de ser una profesión liberal a una profesión mayoritariamente socializada, así que era lógico que los órganos que recogen la representación profesional devinieran en una mixtura profesional-sindical en la que cada vez tiene más peso lo segundo, máxime teniendo en cuenta que los sindicatos profesionales no se encuentran representados en la mesa de negociación donde se cuecen los acuerdos de los trabajadores, y los médicos querían y quieren tener arte y parte en todo lo que tenga que ver no solo con sus salarios...

La visión y estrategia sobre esa cuestión del que fue en su día líder sindical, se acompañaba frecuentemente de una "bufanda", no solo ha calado con el paso del tiempo en sus compañeros de viaje sino que han sido precisamente los tiempos los que han venido de cara para que esa estrategia se manifestara como una "necesidad" más temprano que tarde... 

En esas tareas parece que andan los "jardineros" actuales, aprovechando un momento de debilidad extrema del partido en el poder, por los fallos estratégicos cometidos en una comunidad emblemática, al querer implantar de golpe y porrazo, un sistema de gestión determinado en el conjunto de sus nuevos hospitales en lugar de ir paso a paso.

Ese fracaso dejó precocinada la consecución de ese sueño del líder mencionado para los "jardineros" actuales... ni más ni menos que la firma del embrión del reconocimiento de una mesa de negociación propia... una "batalla" ganada por la mano... 

Solo ha sido necesario tener la "escopeta" cargada y esperar que quien querías con-"vencer" necesite congraciarse contigo por la cadena de errores cometidos con aquello que más quieren y sienten sus representados, tanto como si fuera suyo... su ilusiones, sus hospitales, su trabajo, sus investigaciones... sus "joyas", sean o no adversarios políticos de ellos... ¡a quién se le ocurre semejante despropósito de estrategia!...

No hace mucho llamó poderosamente mi atención un encuentro de ex-líderes de la que llamo "escuela de líderes" propiciado por la estrategia del máximo líder del "jardín"...

Uno de esos jóvenes ex-líderes que participó en el encuentro contestaba en una entrevista, en un medio de expresión del órgano que lo convocaba, una serie de opiniones que me parecieron paradigmáticas de lo que quiero expresar... en el mismo mencionaba las palabras retos y "victorias" como si de una o varias "batallas" ganadas se tratara en cada hito conseguido en el camino... a la vez que alababa la estrategia de gestión del líder que dirige el "jardín"...

Pues bien, me temo que la última "batalla" ganada por la mano, ha sido la elección única de plaza en el nuevo MIR troncal... cuando curiosamente la elección doble, primero tronco y después especialidad, era uno de los ejes de la troncalidad... supuestamente para elegir con más criterio la especialidad dentro de cada tronco una vez transcurrido el tiempo de formación troncal...

Espero que esa nueva "batalla" ganada no sea en realidad una "batalla" perdida por esa apuesta de reforma de la formación MIR que se llama troncalidad y que tantos años ha costado gestar para aprobarse y aún sin haber nacido todavía ya empieza a perder "batallas"... 

¿Para ese viaje se necesitaba "vaciar" esa alforja?...

La profesión médica originaria, que partía de dos grandes troncos básicos, la clínica y la cirugía, se fue desgajando en cada uno de ellos, amén de crear también otros, hasta conseguir generar casi cincuenta especialidades, constituyendo tantos submercados laborales como especialidades multiplicadas por diecisiete CCAA y que resultan muy difíciles de manejar para los gestores... 

Me temo que una de las estrategias de la troncalidad era precisamente facilitar la multifuncionalidad entre especialidades, al menos dentro del mismo tronco, para adaptarse con cierta rapidez a las necesidades del momento en el conjunto del mercado laboral médico...

Por lo tanto la doble elección entiendo que pretendía facilitar eso. Así, si se desea adaptarse a una nueva especialidad dentro del tronco, bien por necesidades del mercado o bien por propio deseo, no se tenga que volver a repetir el MIR y los años troncales... Solo sería necesario repetir el MIR completo si se quisiera cambiar de tronco...

Precisamente esa era una medida, que desde mi punto de vista pretendía y facilitaba, entre otras cosas, modular el continuo "teórico" grado-postgrado dividiendo la prueba en dos, una general y otra troncal con una reserva de plazas para reespecializarse desde el tronco según fueran las necesidades demandadas cada convocatoria por las CCAA... 

Mira por donde curiosamente han sido los representantes de los aspirantes al continuo "teórico" grado-postgrado los que plantean vaciar esa alforja y ganan la "batalla" de la elección única... lo que obligará a repetir el MIR desde el principio a más de uno de los que se equivoquen en la elección única... 

Así que no entiendo lo de que sea una "batalla" ganada, sino que más bien me parece lo contrario, una "batalla" perdida, o quién sabe si una batalla "concedida"... por la causa que sea o por la mano de quien sea... 

Uno de los ejes de la troncalidad ha quedado desnaturalizado... la doble elección como elemento de ponderación y corrección para elegir, con más criterio y conocimiento de causa, la especialidad dentro del propio tronco... total, sigue el proyecto de troncalidad tal cual, y dejan la elección como está ahora... 

¡Para ese viaje no hacía falta esa alforja!... salvo mejor criterio naturalmente...

Qué duda cabe que es una reflexión crítica la que hago...

Como contrapunto no quiero dejar pasar la ocasión de reconocer a esa "escuela de líderes", que han realizado y realizan un trabajo encomiable para conseguir serlo como una consecuencia colateral y necesaria de su verdadera naturaleza y funciones, ya que son un órgano de consulta y un órgano de representación a la vez... pero no sindical...

Esa "escuela" de liderazgo les viene muy bien a sus protagonistas y aún les vendrá mejor a todos los "subjardines del jardín" el aprendizaje y rodaje democrático que eso supone, así como la capacidad adquirida durante el mismo para llegar a acuerdos y pactos, tan necesarios hoy en día y en la nueva sociedad que se alumbra...

No es moco de pavo disponer de una "escuela de líderes" en la que se "trabajen y pulan" los que vendrán detrás... todo ello realizado y conseguido en las múltiples asambleas celebradas, reuniones, puestas en común, síntesis de debates, redacción de discursos y posicionamientos, moderación de reuniones, preparación de congresos y su logística, talleres de temas de actualidad, redacción de órdenes del día, y otros menesteres tan necesarios en la vida democrática, como el respeto al que piensa como tu y al que no, la cesión y concesión de razones de los diferentes puntos de vista en juego... 

Algunos de esos líderes se quedarán en el camino de la representación por causas profesionales, familiares, y otras... pero algunos cuajarán... y ya se les ven hechuras en los cargos que ocupan, o en sus aspiraciones ya concretadas o no todavía... el autor del artículo citado por ejemplo, y algún otro, me parecen una buena muestra de ello... 

¿Qué es lo que hace que alguien de el paso para representar a otros?...

1 comentario:

  1. Doctor Hyde1/8/15 22:21

    Yo no veo ninguna batalla perdida. Pongamos que el Dr. Fulano Batalla elige nefrología por poner un ejemplo concreto. La toma con elección única como ha quedado ahora, ya sabe que al final del proceso será nefrólogo y no otra cosa. En cualquier caso, lo que tenía claro el Dr. Batalla es que quería hacer una especialidad médica, dedicarse toda su vida al ámbito asistencial. Durante la fase troncal se da cuenta de que no le gusta la nefrología sino la reumatología (es un ejemplo ficticio, digo). El Dr. aún puede acabar nefrología, y más tarde pugnar por una plaza de reumatología saltándose la troncalidad ya realizada. O quedarse como está, al fin y al cabo el sueño del Dr. Batalla se ha cumplido en gran parte, se dedicará toda su vida a atender pacientes, aunque no sea exactamente en el campo soñado.
    Pero qué pasaba antes, con la elección en dos pasos. Pongamos el mismo caso, el Dr. Batalla quería ser nefrólogo, por el camino descubrirá que prefiere ser reumatólogo, aunque lo que realmente desea es hacer una médica, la que sea, dedicarse al ámbito asistencial. Pero cuando llega el segundo examen, la puntuación solo le da al Dr. Batalla para hacer medicina preventiva y salud pública, que curiosamente la han metido con calzador en el tronco médico. Una especialidad que nunca habría escogido el Dr. Batalla en primera elección, pues sólo sueña con dedicar su vida puramente a la clínica, todos los días de su vida. Ha perdido todos esos años de formación troncal para acabar quedándole como única opción una especialidad que no se parece en nada a lo que deseaba hacer. El Dr. Batalla posiblemente acabe renunciando, no se incorporándose a la fase final de su formación, porque quizás prefiera volverse a presentar y empezar de nuevo con sus rotaciones clínicas antes que pasarse dos años sin diagnosticar y tratar pacientes para obtener una especialidad no asistencial.

    ResponderEliminar