sábado, 4 de mayo de 2013

MIRentrelazados

Lo engendré en la nocturna
fiebre de mis pasiones primerizas,
y hoy guardo en él, como en sagrada urna,
del corazón las cálidas cenizas.

En él están mis infantiles sueños,
el laurel disputado en arduas lizas,
de la osada ambición locos empeños,
la fe jurada, la esperanza muerta,
la aspiración incierta,
los horizontes del amor risueños:
cuanto amé y esperé. Huecas y frías
en el oído extraño,
ajeno a mi placer, sordo a mi daño,
sonarán siempre las canciones mías.



Vicente W. Querol

6 comentarios:

  1. "Dios nos ha dado dos alas para volar hasta Él: el amor y la razón." Sheilah Graham

    Con un ala no se vuela se va a la deriva, con las dos disfrutas del paisaje.
    A quien no le guste la palabra Dios, que ponga otra cosa (la vida, la naturaleza, la totalidad....)

    ResponderEliminar
  2. Precioso poema, cuando se cumple un año de mi (nuestra) partida de cartas contra la Providencia!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. gracias, como padre de mir, y médico, siempre te recordaré. Inestimable tu ayuda. Gran persona, y siempre contarás con mi más sincero reconocimiento.
      Un abrazo muy fuerte, y espero poder seguir en contacto con usted.

      Eliminar
  4. Siempre què maravilla la voz de los poetas, cómo plasman lo que se puede sentir

    En otro registro, estoy viendo otra vez el número de entradas y parece que "las canciones tuyas" continúan sonando a muchos oídos!...
    Y miraba otra vez tu trabajo, reflexiones, comentarios, además de manifestaciones que insertas de profesionales del ámbito sanitario, y etc. etc. y verdaderamente es impresionante...y la dedicación!
    Como siempre espero que te compense mucho, que suenen siempre "las canciones tuyas" como dice el poeta. Un abrazo, i mar i cel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Testigo fiel de siete años de aventuras y canciones.

      Un fortísimo abrazo, mar i cel.

      Eliminar