sábado, 15 de diciembre de 2012

EL SECRETO DEL MIR

Durante siete años que llevo escudriñando en la distribución MIR no he encontrado ningún secreto que resuelva la tarea de sacar un buen nº de orden en la misma.

No es lo mismo resolver el problema de posicionamiento en la distribución que descubrir sus causas, primero fue lo uno y luego ha venido lo otro, por eso antes solo había números y ahora hay casi más palabras que números. Los números dan seguridad, las palabras son inseguras, requieren que el tiempo las pode para que adquieran la seguridad de los números.

Hace ya mucho tiempo que alguien dejó un comentario en el blog, diciendo que el MIR era una cuestión de trabajo y método, y aunque se atrevió a decir que también era cuestión de referencias, he de decir por mi parte que si acaso hay algo que descubrir es una explicación de porqué pasa lo que pasa, porqué el comportamiento estadístico del MIR es repetitivo, es decir, está acotado y cuasi-determinado.

Esa cuasi-determinación no sería gratuita. No por cumplir las premisas vas a obtener el resultado deseado, y ese es el secreto del MIR, ningún secreto por otra parte. No es lo mismo el conjunto de comportamientos en la prueba, eso es la distribución que es repetitiva, que el comportamiento individual dentro de la misma, eso depende de tu mochila y de tu preparación. 

La mochila que traes (todo lo que has acumulado antes de la preparación, capacidad, saber, comportamientos y hábitos) y, tu preparación, tu entrenamiento y tus circunstancias, equivalen a tu nº de orden, a tu posición en la distribución, siempre respecto de la del resto. Tu y el resto sois la población de la distribución. La ordenación de la misma es el objeto de la prueba.

No basta con cumplir las premisas, contenido y condición de la mochila que uno trae a la preparación, hay algo común a todos y necesario para que se cumpla el deseo individual de obtener el mejor nº de orden posible en la distribución.

El MIR es una prueba de criterio, normas, potencia y velocidad. En ella se expresa, para cada uno, la mochila que trae y el secreto para potenciar esa mochila no es otro que el trabajo, trabajo, trabajo, ni más ni menos. Un trabajo con dirección y sentido, un entrenamiento concienzudo, en el que además de la mochila de partida se requieren unas circunstancias que permitan ese entrenamiento concienzudo.

Cuando comencé a trabajar en este tema lo hice con unas muestras de ciento sesenta datos aleatorios de cada una de las convocatorias (2004-2005-2006), proporcionados por examinados. Desde ese mismo momento quise, supongo que por inseguridad, hacer un trabajo descriptivo con toda la población.

Pues bien, después de hacerlo de once convocatorias, los resultados no han cambiado, son los mismos. Tal vez lo nuevo sea que yo lo veo más claro, pero entonces ya se decía que trabajo, trabajo, trabajo. Así pues no he descubierto nada nuevo, no había nada que descubrir. Otros lo habían descubierto antes intuitivamente. Vale, ahora se más, pero no he descubierto nada nuevo. 

Como me dijo un compañero, eso que haces ¿sirve para sacar mejor nota a los que se preparan?, la respuesta a esa pregunta da en la diana. Solo la mochila, el trabajo, el entrenamiento y las circunstancias, responden a esa pregunta. Por cierto, otra cosa, las diferentes circunstancias se suman, por eso nadie se libra de tener que trabajar, de tener que preparar el examen. Ni las mejores mochilas se libran. Ni tampoco las mochilas de marca, las mochilas pata negra. Todos han de pasar por el aro, de lo contrario lo pagan. 

Y más cosas, la suerte, el día y las circunstancias también influyen. Hay un intervalo de netas para el azar-circunstancias del día D y también forma parte del juego. Para intentar controlar eso has de apuntar más alto en tu objetivo de netas necesarias.

Lo de la mochila era presumible, lo del trabajo ya se sabía, también la suerte y las circunstancias. Cuando hay un campo de juego, entrenadores no faltan, además se renuevan, sus circunstancias y los alumnos, los podan continuamente. Esa es una gran ventaja para las academias, renuevan el profesorado con mínimo coste y solo van quedando los mejores, aquellos que aprueban los preparandos. 

El MIR, una prueba de libre concurrencia que crea inquietudes, pero garantiza la paz social. Una prueba convertida en una reválida para los recién egresados, que termina influyendo no solo en los preparandos sino en quienes los preparan, los de antes y los de después de egresar. 

El MIR, una prueba necesaria por ser de libre concurrencia, y una oportunidad para intentar mejorar la ordenación que traes en la mochila. Mochila, trabajo, entrenamiento y circunstancias, eso es el MIR. Ni más ni menos. No hay secreto, ni otra forma, hoy por hoy, de ordenar. Una prueba de criterio, normas, potencia y velocidad, para ordenar. Un mandato y un lujo para el sistema sanitario porque esa preparación, selectiva y competitiva, le sale gratis. Solo le falta publicar su evaluación anualmente, cualitativa y cuantitativa.

4 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo, aunque podría ser interesante estratificar (si no lo has hecho, que yo a veces me pierdo con los números) por ejemplo, los mayores de 30 vs menores, o los que trabajan y preparan el MIR y los que no; lo digo porque a veces podría parecer que estas cosas influyen "mucho" em la mochila y tal vez los números demuestren que no tanto... no sé. Yo coincido contigo: normas, potencia, velocidad y suerte (como bien lo señalas al hablar del azar o de las circunstancias). Me atrevo a decir a los que te leen, que un secreto que tu, con tu blog, me ensañaste, es trabajar el númer de netas y las respuestas en blanco, orientado al p75. (Eso te lo debo y reconozco públicamente). Ya me extendi demasiado. Un abrazo grande J.M. Gracias por seguir allí... y por este lado, R que R.. :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo puedo estratificar (desagregar) aquello de lo que tengo datos y no tengo la edad ni el año de licenciatura.

      Me consta no obstante que cada año que pasa después de egresar cuesta alrededor de cuatro netas en el examen, de forma general.

      Hoy dos personas me han alegrado la mañana, J. y Cris, así pues gracias y un abrazo para las dos. R que R hasta el día D.

      Eliminar
  2. que bien lo has explicado, y cuantas cosas te juegas en esas horas...

    xe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te pases por aquí xe, se agradece en el alma. Eres de los primeros camarada, cofundador de esta dedicación, y eso se merece un abrazo, un fuerte abrazo.

      Mis mejores deseos para estas fiestas y siempre.

      Eliminar