sábado, 22 de agosto de 2015

La madre de todas las tablas...

... la primera la del año pasado, la segunda la del año anterior...



MIR 2014/2015, a pesar de que el % de las modulaciones
fue igual que el año anterior que figura abajo, no lo fue el nº de 
recién egresados españoles y no lo fue el grado de dificultad "medido"
por el resultado y sobre todo por el % de afección de la nota de corte, lo que 
hizo que, junto con un repunte en la demanda, "entraran" en nº de orden más 
de 1.200 examinados que el año anterior, "replegando" todas las plazas.


MIR 2013/2014, que no comparamos con
 su anterior porque los % de las modulaciones fueron distintos

Adenda de preguntas.- 

¿Qué demanda de recién egresados puede haber este año?

De entrada alrededor de 460 recién egresados españoles más que pueden terminar siendo del orden de 420 más presentados al examen, que sumados a los 5.224 recién egresados presentados al examen el año pasado pueden terminar siendo alrededor de 5.644 recién egresados en total los que se presenten al examen este año.

¿El resto de demanda española?

Podría redondear una cifra alrededor de 2.336 que sumada a la anterior rondaría en total los 8.000 españoles presentados al examen este año. 

¿La demanda extranjera?

Podría rondar los 2.725 presentados al examen, de ellos no estarían afectados por el cupo 1.585 y afectados por el cupo 1.140 presentados.

¿La dificultad del examen?

El año pasado el nº de preguntas muy difíciles fue como de costumbre, y eso se notó en la nota de corte a pesar de su estrecho margen de maniobra

Teniendo en cuenta que los efectos de la nota de corte en la cola de la distribución de resultados pasaron del 28,13 % (2.881 afectados) al 20,80 % (2.247 afectados), que hace una diferencia de 634 afectados menos. 

Eso permitió que el nº de plazas desiertas fuera mucho menor que el año anterior, no solo provocado por ello sino además por el efecto de que los nº de orden costaron más respuestas netas, exactamente el 57,86 % de los examinados (6.249) obtuvieron en el examen más de 99,67 respuestas netas frente al año anterior que fueron el 49,14 % de los examinados (5.032) que hacen una diferencia de 1.217 que es justo la magnitud diferencial que andaba buscando.

Esos 1.217 más, se mire por donde se mire y fuera por la causa que fuera, determinó el año pasado frente al anterior, por algo muy sencillo, las plazas se eligen por nº de orden y no es lo mismo 7.360 nº de orden del año anterior que 8.554 nº de orden.

¿Qué pasará este año?

No lo sé. Pero si tenemos del orden de 420 recién egresados potenciales más para examinarse que tirarán para arriba las netas (tal vez dos netas más solo por eso), si tenemos en cuenta el cambio de formato de cinco a cuatro opciones que ya está tirando para arriba las netas respecto del año anterior en los simulacros, al disminuir de "hecho" el riesgo de contestar dudando entre las cuatro opciones...

¿Qué harías tu si tuvieras que decidir cómo habría de ser el examen, aumentar o no el grado de dificultad del examen?

Hablar del grado de dificultad del examen sin más no significada nada, hay que concretar. Las preguntas muy difíciles rondarán un nº parecido al de costumbre y sirven para discriminar la cabeza de la distribución.

A mi entender lo que diferencia un año de otro son el nº preguntas difíciles y de regulares, respecto del nº de las fáciles y de las muy fáciles, estos dos últimos subconjuntos fueron desde mi punto de vista, junto con el aumento de recién egresados españoles, los que influyeron para que la afección de la nota de corte  fuera menor en valor relativo (20,80 % frente a 28,13 %) y sobre todo que por encima de 99,67 respuestas netas se "colaran" 1.217 examinados más.

Esto es lo que constituye la "segunda paradoja del MIR", cuanto menor sea el grado de dificultad del examen (más preguntas fáciles y muy fáciles respecto de las regulares y de las difíciles) peor nº de orden se obtiene a igualdad del resto de variables, y al revés, cuanto más difícil sea el examen (más preguntas regulares respecto de las fáciles y muy fáciles)...

¿Por qué ocurre eso?

Porque las plazas se eligen por nº de orden y no por respuestas netas, en eso consiste precisamente la ordenación o normalización de los examinados, que es la función de la prueba, ordenar para elegir plaza, llegando a la paradoja de que a los que se preparan bien el MIR les interesa que el examen sea difícil, dentro del equilibrio en que se "sienta" por parte del examinado que ha merecido la pena su preparación.

Para entender esto supongamos un ejemplo extremo, radicalmente extremo... imaginemos que todos, absolutamente todos, los presentados al examen obtuvieran las mismas respuestas netas y todos tuvieran el mismo baremo académico...

¿Cómo se ordenaría o normalizaría a los examinados?
Por... ¡sorteo!

El único problema es que de un examen difícil se sale llorando y de uno fácil se sale sonriendo, en el primero la cara se transforma a mejor cuando salen los nº de orden, lo mismo que en el segundo pero al revés, justo al revés... pero a pesar de eso se prefiere salir sonriendo... al menos eso que me llevo por delante aunque luego venga el tío Paco con las rebajas... de nº de orden...

¿Se me nota el plumero o qué?

Pues eso... prepárate para un examen difícil por si las moscas... porque te vendrá dado, y después ya veremos... dijo un ciego...

Para los que me quieran "tirar piedras" siempre les quedará elegir un camino intermedio... donde dicen que anda la virtud... pero lo que no sabremos, hasta el día del examen, es por donde andará el examinador... ¿por donde andará?... ¿acertará en sus intenciones?...

PD.- ¿Por qué la llamo "madre de todas las tablas"... porque ahí están todas las referencias para después del examen. Las de antes del examen están aquí...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada