domingo, 5 de julio de 2015

Dos extremos en el camino de aprender...

...

o la paradoja del aprendizaje...

Salvo error por mi parte, con los años he creído descubrir esos dos extremos y una gama de grises entre ambos...

1.- Primer extremo... la aparente humildad e inteligencia de seguir a los maestros...

Parece que resultaría muy eficiente seguir el principio del menor coste de tiempo y de energía, que no sería otra cosa que aprender de los que ya han aprendido antes y evitarse los coscorrones del camino... si quieres ser eficiente sigue a los maestros...

2.- Segundo extremo... la aparente soberbia del aprendizaje mediante el ensayo personal... error-acierto... acierto-error...

Parece el menos cómodo, se gasta tiempo y energía... te equivocas muchas veces... pero lo que aprendes ensayando no se olvida, y alguna vez aciertas... y eso tiene valor aunque pagues precio... en tiempo y en errores... si quieres ser creativo ensaya error-acierto y al revés, te equivocarás más veces que aciertes... pero sarna con gusto no pica...

Siempre he admirado el primero y pensado que era lo más inteligente... pero siempre he tendido al segundo... una paradoja la mía... una postura ambivalente que no siempre te puedes permitir el lujo de recrear... 

Entre ambos extremos hay una gama de grises a gusto del consumidor...

PD.- Todo mi trabajo de búsqueda por los recovecos de la distribución MIR ha seguido el segundo de los extremos, y además sin ningún sentido de la medida... incluso cuando redacto las entradas, escribo, podo, retoco, y vuelvo a retocar... y por supuesto cuando elaboro las tablas lo mismo... 

Pero no sigas mi ejemplo, que te puedes equivocar y es además poco eficiente... sigue a los maestros académicos que ya probaron, demostraron, sintetizaron, y dejaron por escrito lo que había que hacer en cada caso... eso sí, te contaminarás de ellos y no fomentarás tu creatividad... a cambio te equivocarás menos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada