lunes, 15 de junio de 2015

El tobogán de los presentados al MIR...

...

de oca a oca y tiro porque me toca...



Valores absolutos de participación por subconjuntos y proyecciones hasta 2020


Valores relativos de participación por subconjuntos y proyecciones hasta 2020


Si quieres otro tipo de equilibrio, otro campo de juego
 en definitiva, lo tienes fácil... trabaja para cambiar la Ley 44/2003, nada
más ni nada menos que la LOPS (Ley de ordenación de las profesiones sanitarias), y 
para ello habrás de pasar por el Parlamento para poder hacerlo... son palabras mayores.

 Entonces los legisladores e interesados no supieron, o no quisieron, verlas venir desde
que en 1995 se transpuso la directiva que obliga a la especialización a los médicos 
generales, nada más ni nada menos que proclamada trece años después. 

Se olvidaron que esas medidas perturbarían tiempo después sus consecuencias, 
dos necesidades contradictorias: el 2:1 de la prueba selectiva, y el 1:1 del continuo
 "teórico" grado-postgrado, "teórico" porque no está contemplado en ninguna
norma, ni en la Ley referenciada ni en sus reglamentos.

Esos muebles los salvó el establecimiento de la posibilidad de modular la demanda, 
sin negar la libre concurrencia, en cada convocatoria. Si hizo a través de la DTQ 
del RD 183/2008 y en la Orden SAS/2158/2010, que hoy están recogidas,
 junto a otras, en el RD 639/2014 de troncalidad, que no solo va de eso.

En realidad recoge la reglamentación anterior de la prueba, modifica algunas 
cosas, y recoge otras que mandaba la LOPS, esa que se ha cambiado dos 
veces de refilón en esta legislatura, aprovechando otras dos Leyes...
relativamente fácil con mayoría absoluta... la jugada de haber 
establecido las modulaciones es que no necesita ese tipo de 
mayoría, basta que quien lo vea y quiera... esté en el 
Ministerio de Sanidad, porque solo requiere el
 rango de Orden ministerial... y la 
convocatoria tiene ese rango...
solo depende del Ministro
 o Ministra de turno...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada