lunes, 30 de septiembre de 2013

EL MIR EXPLICADO...

por quien fue presidente del CEEM en su blog...



No quiero ser como House

¿Qué es eso del MIR?




PD del editor.- Supongamos que el examen MIR, esa putada por la que tiene que pasar todo recién egresado,  se adelanta al mes de julio (véase al final porqué digo esto), de esa forma nos lo quitamos de en medio rápido, especialmente para los que terminan la carrera en junio y no buscan un gran número, por las razones que sean. ¿Qué pasaría?

Muy sencillo, un porrón de recién egresados, en lugar de consumir siete-ocho meses de sus vidas "inutilmente" consumirían un año entero "inutilmente", justo porque ese sería el tiempo hasta la próxima convocatoria, que por supuesto se pondrían a preparar, porque todos buscan su gran número, aquel que les permite justo elegir lo que quieren, donde quieren. ¿O acaso se obligaría a presentarse a todos en "su" convocatoria, a pesar de ser una prueba de libre concurrencia?

El MIR, dale las vueltas que quieras, no tiene vuelta de hoja. Justo, precisamente, su principal cualidad, o única si quieres, es que garantiza la equidad para elegir plaza, y ese fue su fin por quienes lo diseñaron desde el principio. Hoy no sería posible montarlo tal y como hicieron aquellos pioneros, que era justamente lo que buscaban, la equidad para todos. Una de las paradojas del MIR es que se hizo obligatorio, a partir de 1995, para el ejercicio profesional en el SNS, y eso fue un mandato, no una elección voluntaria, por transposición de una directiva de la UE. 

Bueno, tal vez podemos intentar otra forma de ordenar. Podemos preguntarles a los interesados que tal les parece si ordenamos por baremo académico, por ejemplo. ¿Mantenemos siempre ese baremo, a lo largo del tiempo, para los repetidores, para los recirculantes, para aquellos que deciden reespecializarse, para los que decidieran hacer primero el doctorado subiendo baremo y después presentarse al MIR, también para los que no hicieron el MIR durante años y deciden hacerlo ahora?. 

O tal vez lo podemos ordenar por sorteo. El sorteo sería sin duda la más eficiente de las maneras, la menos costosa en consumo de tiempo y otros recursos. Al fin y al cabo todos los que se presentan ya son médicos titulados y la prueba no califica profesionalmente a sus partícipes, simplemente da acceso a la formación sanitaria especializada de una forma ordenada.

El problema del MIR, su gran paradoja no entendida, es que, sin pretenderlo, ha terminado influyendo en el sistema educativo, grado y postgrado, y ese control real, que no formal, se le ha escapado de las manos al sistema educativo. Ahí, ahí duele, y ese es el problema sin resolver. Doctores tiene la Iglesia, en este caso las facultades de Medicina, que en su día fueron "pinzadas" por el SNS, las Sociedades, y los Ministerios gestores de la prueba. 

Quiero pensar que dicho "pinzamiento" tuvo lugar por carecer, las facultades de Medicina, de infraestructura suficiente para atender, en la formación de postgrado en sus hospitales Clínicos, a todos los que se presentaran al examen MIR, o tal vez, porque en otros sitios se hacía tal y como se diseñó, porque ya habían resuelto antes ese problema de esa forma o parecida. 

Aún así alguien podrá decir, que ya participan formalmente a través de la Comisión Calificadora, o que sus profesores lo hacen redactando preguntas para el banco de preguntas MIR, que pueden ser elegidas para el examen, más tarde o más temprano, tal cual o reelaboradas. 

O lo que ha devenido en realidad, pero al revés, que los hospitales donde se forman los MIR han sido calificados de Universitarios por el procedimiento reglamentario, desprendiéndose de su etiqueta de Generales. Incluso, algunos de sus Jefes de Servicio, han pasado a ser profesores titulares o Catedráticos de la facultad correspondiente, mediante el procedimiento reglamentario al uso. 

A propósito del doctorado que mantienen por derecho las facultades de Medicina, ¿porqué no firman convenios con los hospitales universitarios de su ámbito para que todos los MIRes, que cumplan unos requisitos determinados, salgan con el doctorado al terminar su período de formación?, al fin y al cabo está regulado por RD 99/2011 de 28 de enero art. 6. 2. c), que dice que tras superar los dos primeros años de residencia, los mismos darán acceso directo para poder cursar el doctorado, así tendrían arte y parte en la formación MIR de forma indirecta, y de paso potenciarían su forma directa de hacerlo que es través del doctorado.

Hoy día las facultades de Medicina tienen un grave problema de envejecimiento del profesorado y de falta de reposición del mismo, que deviene indirectamente de las causas que se analizan aquí. 

Tal vez la vía que se propone se podría explorar para una posible solución de ese problema, ya que las sinergias y contactos que se generarían, llevarían las facultades a los hospitales y al revés, estableciendo un modelo formativo en el grado y en el postgrado, que por cierto, ya se ha puesto en marcha en algunas de ellas y también en otros países. Llevar las facultades a los hospitales y al revés, para eso no hacen falta leyes, solo convenios, las leyes vendrían después, como siempre.

Nota.- Íñigo, para que se entienda de donde viene este post y tu referencia en mi blog: he aprovechado tu comentario en el Face, respecto de tu entrada del domingo en tu blog. 

Ese comentario referido al MIR, "no costaba nada adelantarlo", lo han suscrito antes muchos, y me temo que otros seguirán haciéndolo después. Ese comentario, leído por mí después de leer tu post del domingo,  y que he enlazado, es el que ha motivado esta entrada. 

Espero que me disculpes la ocasión, que no tiene nada de personal, si acaso lo contrario. Pero lo cortés no quita lo valiente, y así lo veo yo, sin mayor pretensión. Aprovecho la ocasión para desearte lo mejor en la prueba, que puedas elegir lo que quieras, donde quieras.

La réplica de Íñigo de Noriega Echevarría:

Sin problemas, los posts están para comentarlos ;)

En cualquier caso creo que exageras cuando planteas que la mayoría dejaría pasar una convocatoria para llevarlo mejor: en la era pre-95 cuando el MIR era en Septiembre no era así. Además si toda la cohorte se comportase igual (todo el mundo lo retrasase un año) la medida no tendría sentido. Y muchos lo que queremos después de seis años estudiando fundamentalmente es trabajar. No sólo por cuestiones profesionales sino también por cuestiones económicas o personales. Al propio Sistema no le aporta nada: ni calidad (quizás algo eliminando el "hijodeismo" pero no demasiada al no ser el objetivo de la prueba de acceso) ni eficiencia.

Y hay más alternativas al azar o al baremo, no hay que ser simplistas. En UK, Australia o Irlanda tienen sistemas mucho más complejos en los que se valora el perfil del candidato en global (CV, ECOE, publicaciones, experiencia en la carrera..). Todavía no he escuchado a ninguno de sus residentes quejarse de que el sistema sea injusto. Quizás nuestro problema no sea de un tipo de sistema u otros sino de los responsables de gestionarlo.

Y sí, la influencia del sistema sobre la formación le pillo a la segunda desprevenida...y en algunos aspectos le toca espabilar.

Un abrazo! 


Nota del editor del blog:

En primer lugar, gracias por la réplica Íñigo, y en segundo, invitar a todos los afectados que quieran participar en el debate mostrando su opinión a través de los comentarios en el interior de la entrada.

De lo que se trata es de dar la oportunidad de escuchar a los afectados, no hay más límite para las opiniones que las normas de respeto comunes y ordinarias.

Muchas gracias para los que participen, y abrazo correspondido para Íñigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario