martes, 21 de febrero de 2017

A propósito de dos cosas...

... se está utilizando una nomenclatura inadecuada con el tema de las impugnaciones...

El MSSSI no impugna ninguna pregunta, y tampoco las Comisiones Calificadoras...

Son los examinados los que impugnan las preguntas o las respuestas de las preguntas, según establece el procedimiento administrativo de la prueba.

Cada Comisión Calificadora, que no el MSSSI, "resuelve" las impugnaciones recibidas y/o en su caso anula previamente alguna pregunta y/o cambia el orden de alguna respuesta.

Como tampoco resulta de mayor calidad un ejercicio de examen por que se anulen pocas preguntas como si eso fuera batir un récord de calidad.

Estas dos cosas nacen de la misma fuente, y especialmente se ha propagado entre algunos examinados esa nomenclatura, constituyendo un daño colateral, que algunos pueden pensar que no pueda ser importante, pero lo es.

La Comisión Calificadora NO impugna las preguntas ni las respuestas. Se reune desde dos horas antes del examen, lo hace suyo en esa reunión, y como es soberana lo analiza, lo reconoce y lo debate. Es justo ese día en su primera sesión cuando puede decidir, por estar en sus competencias, no solo asumir el ejercicio de examen sino anular las preguntas que estime necesario y/o alterar el orden de la respuesta correcta por error de impresión.

Terminada su sesión, quien ejerce la secretaría de la misma, levanta Acta que firman los componentes de la misma.

En cuanto a las preguntas anuladas como consecuencia de las impugnaciones recibidas de los examinados, la Comisión Calificadora en su segunda sesión hoy día 21 por la mañana y también en la sede del MSSSI, las resuelve dictaminando sobre su anulación o no y sobre el cambio de orden de las respuestas correctas si se diera el caso. Al término de la sesión de reconocimiento y debate, resuelve, levanta Acta y manda publicar la plantilla definitiva.

Por tanto ni el MSSSI ni la Comisión Calificadora impugnan ninguna pregunta ni respuesta, lo hacen los examinados que lo creen oportuno utilizando el procedimiento establecido.

Así pues, la Comisión Calificadora, y no el MSSSI, es quien ANULA y no IMPUGNA, ni las BORRA, ni nada por el estilo. Las preguntas las impugnan los examinados interesados y las anulan o cambian el orden de su respuesta las Comisiones Calificadoras, que no se llaman tribunales porque la prueba selectiva no es una oposición pública a un conjunto de plazas previamente determinadas que se adjudicarán en propiedad.

La Comisión Calificadora, según las normas que regulan la prueba, puede servirse de expertos tal y como puede verse en las normas que la regulan y en la propia web de la Convocatoria actual, sirviéndose de ellos para la redacción del examen y para resolver las impuganciones, si lo estima conveniente, que por supuesto lo estima tal y como se prueba aquí:


Todo este lenguaje confuso y difuso sale de la misma fuente, una fuente que mana agua que no quiero calificar, y que es el mismo que va picando por ahí y por allí... dejando su rastro...

En cuanto a si es récord o no anular pocas preguntas, se nota que no están, ni los unos ni el otro, al loro de las técnicas métricas para medir los parámetros de una prueba de esta naturaleza, la dificultad y la discriminación. En cuanto a los unos parece que solo se estuviera en el juicio del qué se pregunta y del cómo se pregunta.

Siendo muy importantes esas dos patas del examen del examen, que requieren juicio de expertos periciales, propio de la profesión de los examinados, no es menos cierto que se deben de analizar los parámetros mencionados con las herramientas adecuadas y señaladas por la literatura sobre la disciplina académica que se ocupa de ello. Se nota que entre los expertos facilitados a la Comisión Calificadora no se encuentran psicómetras y por tanto esa pata del examen al examen no se atiende convenientemente.

No es conveniente, según la literatura que se ocupa del tema, que se dejen preguntas sin anular con índices de correlación, sobre el parámetro discriminación, que sean negativos. Eso significaría que esa pregunta tenía más probabilidades de ser contestada de forma correcta por aquellos que demostraron en la prueba menos conocimientos, medidos a través de las contestaciones en el resto de preguntas.

Esto es de cajón, y precisamente la tesis contraria nace de esa fuente que confunde impugnar con anular, anular con borrar, y que anda buscando récord donde eso significa lo contrario. 

El primero es un daño colateral semántico, que viene de una confusión o mala interpretación procedimiental, y que es fácilmente corregible, incluso ha comenzado ya a corregir ese tic utilizando la palabra anular. 

El segundo es más grave. Nace donde debería de impulsarse lo contrario y a eso el de la semántica le hace palmas. Confunde la calidad de un examen por el número de preguntas anuladas, en lugar de medirlo por el promedio de los parámetros, dificultad y discriminación, de todas y cada una de las preguntas. Tal y como establece la literatura académica de la Psicometría.

Así pues mal por parte del responsable del asunto, en el edificio de ladrillo rojo del Paseo del Prado, y mal por el daño colateral del que hace palmas, no se sabe muy bien con qué intención...

Nota.- Para muestra un botón y alguno más publicado por aquí, por ejemplo hoy mismo.

¿Entonces por qué cree usted que pasa lo que pasa?

Por inercia. Cuando se creó la prueba y fueron incorporándose el resto de profesiones sanitarias, toda la métrica se hacía poco menos que a mano. No había cultura sobre la cuestión que nos ocupa. En España no hace mucho ni siquiera había facultades de Psicología. Los tres padres de la disciplina en España habían estudiado Filosofía y Letras. Se especializaron en el extranjero y volvieron con ganas de trabajar y con sueños en la cabeza. Uno castellano, otro catalán y otro vasco. Sacaron adelante las primeras facultades de Psicología y cada uno se especializó en una rama de la disciplina. El profesor D. Mariano Yela formado en USA y ya fallecido, formó a las primeras generaciones de psicómetras en la facultad de la Complutense, entonces única en Madrid. Los mandó a ampliar estudios en la fuente, y dejó a la postre un buen puñado de discípulos que a su vez han formado a otros. Los tienen cerca los del MSSSI... a un tiro de piedra... en la Complutense, en la UAM, y en la UNED... hay más pero para muestra tres botones.

Tiene bemoles la cosa que prácticamente las únicas pruebas a las que les va como anillo al dedo la disciplina en cuestión esté ausente de las mismas.

Pero lo que más duele... lo que más sangra, es que tenga que ser un servidor quien lo pida, y no los decanos y los del CEEM... tiene huevos que dijo un ex cuando no era ex... tiene huevos... que el propio MSSSI iniciara en su día el examen del examen, lo publicara felicitándose de ello y por ello, y prometiéndose seguir con el empeño... para terminar reculando después... ¡han pasado 13 años desde entonces... 13 años... y 4 años desde que un servidor se lo recordó!

¿Tendré que morir en el empeño?

¿Qué hace un personaje como el que cito, escribiendo que es un récord anular cada vez menos preguntas cómo si eso fuera un éxito?

Al contrario hombre... lee la literatura académica sobre el tema... el éxito sería subir el promedio del parámetro discriminación del examen anulando, como mínimo, todas y cada una de las preguntas en las que su métrica de discriminación fuera negativa... además de las que no cumplieran el qué se debe de preguntar y el cómo se debe de preguntar.... ¿que son más de diez preguntas... y qué?... ¿donde está escrito que se han de quedar en 225 al final?... en ningún sitio... y no sería la primera vez en la historia que se anulan más de diez...

¡Qué cosas hay que leer dios mío... qué cosas!

4 comentarios:

  1. Jose Maria:

    Cuando pones la calculadora de puestos.

    Gracias, saludos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por todo don José María.
    Si digo lo que pienso de mis compañeros del CEEM o de los "pájaros del alpiste" me tiene usted que borrar el comentario. Lo dejaré en "mamarrachos"
    En fin, aquí cada uno va a lo suyo y ya está. Véase el ejemplo del primer comentario.
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
  3. Qué gusto ver que aún queda gente que hace las cosas con conocimiento de causa, intentando ser justo y desinteresadamente. ����������������

    ResponderEliminar
  4. Buen día José María, mas claro imposible,no saben y son incapaces de plantearse los cambios.
    Le felicito por su sapiencia y también por su honesta generosidad.
    Un saludo afectuoso.
    Salud.

    ResponderEliminar